Cianotipia: el azul más bonito

La cianotipia es una técnica de impresión en la que intervienen sales de hierro fotosensibles. Fue inventada por John Herschel en 1842, pero fue una botánica llamada Anna Atkins la que la popularizó cuando en 1843 realizó un atlas fotográfico con cianotipia. A parte de abaratar los costes del libro, sus impresiones resultaron de una sensibilidad artística preciosa.  

 

Hablamos de química?

La solución que necesitas se realiza a partir de dos soluciones químicas: el citrato férrico amonical al 20% y el ferrocianuro potásico al 8%. Los dos productos, diluidos con agua destilada y mezclados a partes iguales crean una solución fotosensible. Así, ésta reaccionará a la luz ultravioleta como la solar, y cuando lo hace se vuelve de color azul de Prússia. 

Si la química no es tu punto fuerte, no te preocupes. Aunque es divertido mezclar los productos químicos y ver como se crea la solución, hoy en día existen sets que te agilizaran éste proceso. Nosotros te aconsejamos los de la marca Jacquard, con los que solo tienes que rellenar de agua los dos botes y mezclarlos entre ellos. 

Ten cuidado cuando mezcles las dos soluciones! La mezcla se volverá fotosensible así que hazlo sin luz ultravioleta y protege el recipiente dónde lo hagas. Puedes recubrir el recipiente con cinta aislante para privarlo de luz. También es recomendable calcular previamente cuánta solución vas a utilizar, es mejor dosificar e ir mezclando las soluciones cada vez que quieras hacer cianotipia. Una vez tengas la solución final, déjala unos minutos para que repose.

Preparar el soporte

Ésta solución se puede aplicar sobre cualquier superficie que sea porosa: papel, madera, textil, etc. Sea el que sea el material que vas a utilizar, vas a tener que prepararlo en una habitación donde no entre la luz del Sol. Extiende la solución con un pincel encima del papel. Antes de reaccionar con la luz ultravioleta, la solución tiene un color amarillento, por lo que vas a poder guiarte cuando pintes. Deja secar bien el papel y ve a por el siguiente paso.

 

Qué vas a poder reproducir?

Cualquier objeto que pongas encima del soporte pintado con la solución, pero también puedes usar fotografías en negativo impresas en acetatos transparentes. Los motivos vegetales funcionan muy bien por sus transparencias, puesto que la cianotipia es capaz de mantener los degradados. Vigila el viento, los objetos tienen que mantenerse quietos. Puedes dejarlos presionados durante la exposición, siempre que lo hagas con algo transparente. Puedes usar vidrios o metacrilatos, por ejemplo. 

Exponlo a la luz solar i espera. El tiempo de espera oscila entre 5 y 30 minutos; pero al intervenir tantos factores como la hora del día, el lugar de exposición o la intensidad de la luz solar, te recomendamos que te hagas una carta de tiempo. Coge un papel sobrante y píntalo con la solución. Cubre una parte del trozo pintado y exponlo al sol. A cada cinco minutos descubre una nueva parte del papel, así vas a tener un control de cómo afecta el tiempo al color de tu cianotipia. 

El revelado

Del mismo modo que se hace en los procesos fotográficos tradicionales, para revelar tus cianotipias las vas a tener que bañar. Cuando vayas a darlo, no te entretengas una vez que hayas movido los objetos, hasta que no lo sumeges en agua, el papel no va a dejar de reaccionar a la luz. Para el baño puedes usar agua, pero existen productos diseñados para detener la reacción que te aseguraran una mayor resistencia a la luz.

Por último, no olvides que ésta técnica requiere de experimentación, ensayo y error. No te desanimes si la primera vez no consigues resultados que te satisfagan. Una vez lo tengas más dominado puedes probar a dar baños a tus cianotipias con café o té para hacer variaciones en el color. 

 

Valoramos tu opinión!

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse

TE PUEDE INTERESAR

Médiums, imprescindibles para preparar los soportes, diluir y dar efectos de brillo, color o textura a las pinturas. Igualmente importante para conservar y proteger las obras así como limpiar y mantener los pinceles en óptimas condiciones.